Inicio

El Pulpo de Recope

Vean el porqué de mi título en el infograma “Distribución de Beneficios” que La Nación presenta en su comentario del 4 de marzo, titulado “Convención colectiva le costó a RECOPE 6% más en el 2016: Beneficios ascendieron a ₡19.425 millones el año pasado, frente a ₡18.339 millones en el 2015. Alguien dirá que fue por maldad que el diseño del infograma presentado por el medio, se hizo de tal forma, de representar el pulpo de un monopolio, pero... que es apropiado, lo es.

En el 2015, la convención colectiva de RECOPE, que incorpora a 1.742 trabajadores, ascendió a ₡18.339 millones y pasó a ₡19.425 millones en el 2016; esto es, un aumento de un 5.9%, según la Liquidación Presupuestaria de RECOPE del 2016, presentada ante la Contraloría General de la República.

Veamos cómo se distribuyó la “carnita del pulpo” en el 2016:

Anualidades (5% sobre el salario base): ₡8.123 millones (el 42% del total)
Pasos (incentivo del 2% para empleados provenientes de otras instituciones): ₡3.424 millones (18% del total)


RECOPE justifica estos beneficios señalando que entre ellos hay “derechos laborales establecidos en el Código de Trabajo u otros por el Servicio Civil” y que, “el costo real del acuerdo colectivo pasó de ₡18.339 millones, a ₡14.525 durante el año pasado”; esto es, que hubo un descenso de un 20%.

Pero, en el 2016 RECOPE tuvo pérdidas por ₡8.673 millones, aunque señala que se debió a atrasos en los aumentos de precios. Pero hay otros datos que reflejan la insuficiencia de la reducción de gastos que se suponía traería la nueva convención colectiva. De hecho, los ₡19.425 millones que costó la convención en el año pasado, significó el 18.5% de los gastos operativos de RECOPE y que en el 2016 se les pagaron a sus empleados ₡9.076 millones por sueldos bases, pero el monto debido a pluses salariales fue de ₡21.622 millones; un 238% más que el sueldo base.

Y no olvide el lector que estos gastos serán inevitablemente cargados en los precios de los combustibles que consume. No hay nada como un monopolio, ¡verdad!