Inicio.

La verdad incómoda que SINTRAJAP y el FA no quieren revelar.

El tema de fondo, en el caso de la TCM (terminal de contenedores de Moin) es que habrán tres muelles eventualmente para la atención de barcos de todo tipo en la costa del caribe (Terminal Moin, Terminal Muelle Alemán y La nueva APM), la muy discutida y temida cláusula 9.1 del contrato es clara al indicar que se dará exclusividad en los FCC (fully cellular container ships), y que quiere decir esto? Resulta que se dará exclusividad a aquellas naves panamax y postpanamax, que por la capacidad de transporte de contenedores (trasladan alrededor de 10 mil contenedores de 20 pies o 5 mil contenedores de 40 pies los mas modestos en un solo barco) y su tamaño, no pueden atracar en los muelles con los que actualmente cuenta JAPDEVA, estos barcos tienen un calado (profundidad) y una eslora (ancho) tan grandes que no pueden ni siquiera cruzar el canal de Panamá, por esta razón se utilizaran barcos mas pequeños para trasbordar muchos contenedores cuyo destino final no es Costa Rica sino que serán despachados en transito hacia países con puertos mas modestos, toda esa carga que ingresara a la nueva TCM será traída por mega barcos hacia un muelle con capacidad de carga y descarga expedita tal como se requiere en un mundo exigente y con procesos logísticos de punta, una operación promedio de barco tipo fedeer en Moin y Limon tiene una duración aproximada a las 24 horas o mas, para un barco tipo FCC (como los que espera atender exclusivamente APM) la operación seria interminable, aparte que no hay equipo ni condiciones para la operación.

Actualmente JAPDEVA atiende barcos a los que se le denominan "Feeder", que transportan carga mixta, es decir, carga que viaja en contenedores y carga que viaja en pallets (carga en tarimas de madera que va a su vez en cajas de cartón para su preservación ej,: banano, piña, tubérculos), usualmente este tipo de barcos trasladan hasta un máximo de 1000 contenedores de 20 pies o lo mismo decir 500 contenedores de 40 pies, asimismo JAPDEVA continuaría con la exclusividad en los barcos tipo Feeder, Roll on Roll Of, de Vehiculos, Graneleros, Cruceros, Carga Bodega Reefer; así las cosas se ha decidido utilizar el modelo de la concesión para adaptarse a las exigencias del comercio internacional de mercancías, pues son las navieras que trasladan las mercancías que constantemente hacen este tipo de demandas a los operadores portuarios a nivel mundial, para poder manejar de una manera mas efectiva, expedita y económica los contenedores a sus destinos elegidos; para que JAPDEVA tuviera la opción de atender este tipo de barcos tendría que realizar una inversión a corto y mediano plazo de mas de 550 mil millones de colones, a los cuales evidentemente no tiene el gobierno acceso, supondría un endeudamiento para obra publica muy significativo, y valorando las opciones es mucho mas oportuno una concesión en la cual la inversión es mínima en infraestructura, y genera:

1- Mas puestos de trabajo en la zona, dinamizando la economía local.

2- Un servicio eficiente y constante que no va depender de convenciones colectivas caprichosas.

3- Un puerto de alto nivel, potenciando y relanzando a Costa Rica como enclave logístico latinoamericano.

4- Mas navieras y mas barcos trabajando por nuestros puertos del Caribe

5- Mas oportunidades de inversión en el campo logístico, dándonos un papel protagónico en cuanto a comercio internacional y vías de comunicación de primer nivel.

6- Un aumento en la recaudación fiscal producto del auge en las importaciones y exportaciones, y todos los servicios paralelos a las estos procesos (transporte interno, ferroviario, estiba, alimentación, insumos, seguridad, entre otros)

Lo más importante, una vez concluida la explotación según contrato (33 años), la administración del Mega Puerto se va ceder a manos de JAPDEVA, donde van a contar con el equipo, la infraestructura y las navieras que utilizarían dicha terminal, es decir les van a dar el muelle, las maquinas y hasta los usuarios. Creo que el termino monopolio esta siendo utilizando de una manera incorrecta, pues hasta la misma sala constitucional se ha pronunciado al respecto, no podemos negar la institucionalidad que nos cobija a todos, y no es utilizar la legalidad para asuntos estrictamente represivos, sino tener un respeto por el derecho, por las resoluciones judiciales, y principalmente por el gobierno que eligió la mayoría; creo firmemente en un país de derecho donde los grupos de presión, los partidos políticos, los ciudadanos y las instituciones sean respetuosos uno del otro.

Msc. Dieter Gallop Fernández

Master en Administración Aduanera, Derecho y Comercio Exterior

Universidad Latina y Universidad Libre de Costa Rida

Enlaces:

Politica, Comercio Exterior y Negocios