Inicio

Viernes 17 Marzo, 2017

Hago votos para que Costa Rica viva en libertad, en justicia, solidaridad, igualdad ante la ley, preeminencia del ser humano frente al estado, para que cada día “derramemos una lágrima menos y cosechemos una espiga más”. Nuestro deber ciudadano como hombres y mujeres libres es rechazar el despotismo totalitario.

Sinceramente-300Democracia. La lucha de la humanidad por un gobierno mejor para todos.

La libertad, la igualdad frente a la ley, la fraternidad y la búsqueda individual de la felicidad propia, la justicia y la solidaridad requirieron para alcanzarlas de luchas sangrientas, de confrontaciones armadas, de grandes construcciones políticas e ideológicas. Fue un paso extraordinario hacia la dignidad y el respeto del hombre.

El despotismo, el totalitarismo, el autoritarismo, los gobiernos de fuerza han dejado a lo largo de la historia de la humanidad un rastro de sangre y de injusticia. Muchas veces hemos escuchado que una dictadura buena es lo que necesita tal o cual país. Ese concepto está totalmente equivocado. Nadie necesita que lo manden de manera irracional para poder progresar. Los seres humanos racionales, conduciendo personas en un sistema de frenos y contrapesos con objetivos claros, son incalculablemente más positivos como gobernantes que los “comandantes” o los “generales” o los monarcas o los dictadores que ordenan exclusivamente sus voluntades.

El despotismo se transformó de monarquía en dictadura, de un régimen de persona en uno de partido único. Ambos renegaron de la democracia y de la soberanía del elector. En la monarquía el soberano era el rey, en el moderno despotismo el partido único, o un “comandante”, o “general” son los depositarios de toda soberanía y decisión. En la monarquía todo era del rey, en el despotismo moderno todo es del estado o sus instituciones. En el despotismo totalitario el individuo carece de soberanía y existe en función del estado.

El despotismo no es un asunto acabado y muchos lo exaltan como “la solución popular”. El despotismo es despotismo no importa el nombre que adopte, la bandera o los colores que luzca. El despotismo será siempre despotismo aunque lo niegue. El despotismo moderno lo es por sus objetivos, por sus propósitos, por las herramientas empleadas, por la supresión de toda libertad política, y de la propiedad de los medios de producción individuales así como de la libertad de pensar y de comunicar dicho pensamiento libremente.

El totalitarismo que ejerce una feroz dictadura de clase, que organiza un partido único para controlar la sociedad, que expropia o cierra los medios de comunicación colectiva incluyendo las redes sociales, la televisión y la radio internacionales es una nueva versión del despotismo, pero sigue siendo despotismo. El despotismo de nuevo nombre y cara busca acabar la propiedad de las personas y los valores de libertad, igualdad frente a la ley, de justicia y solidaridad, democracia efectiva y movilidad social anteponiendo al estado y al liderazgo de su partido único al ser humano. El despotismo moderno no busca equilibrio social sino imponer sus conceptos y es tan despotismo como el de los siglo XVIII y XIX.

El ser humano está en pos de la libertad y de la búsqueda de la felicidad a como entiende la felicidad cada uno. El ser humano busca su beneficio y su realización. El estado que forja una red de seguridad social, que es árbitro y dicta leyes que procuran el equilibrio de las fuerzas y de los hombres es el camino que sigue la mayor parte de la humanidad a pesar de todos los traspiés sufridos y las dificultades vividas.

Hago votos para que Costa Rica viva en libertad, en justicia, solidaridad, igualdad ante la ley, preeminencia del ser humano frente al estado, para que cada día “derramemos una lágrima menos y cosechemos una espiga más”. Nuestro deber ciudadano como hombres y mujeres libres es rechazar el despotismo totalitario no importa su cara, nombre, bandera u origen.

Emilio R. Bruce

Profesor

ebruce@larepublica.net

[layerslider id=”3″]

El Estado Ineficiente: Candil de la calle, oscuridad de la casa.

Por Jorge Corrales Quesada

Escuchar audio: http://www.ivoox.com/12242953

En una sociedad de leyes, los individuos pueden hacer todo aquello que no les está prohibido explícitamente, mientras que el estado puede hacer todo aquello que expresamente tiene autorizado por ley. Es, creo yo, una derivación de la regla esencial en sociedad, de la primacía de la libertad del individuo y de frenos al poder del estado.

Las atribuciones legales del ICE para su quehacer son claras y están definidas en su marco legal; esencialmente, la provisión de energía y brindar servicios de telefonía. Por eso me llamó mucho la atención cuando se le dio una nueva función que no formaba parte de su razón esencial. Me refiero al caso de que sirviera como supervisor de carreteras, mediante un contrato que le otorgó CONAVI. Aquella ha de ser la razón por la cual la Contraloría General de la República le pidió al CONAVI que suspendiera el contrato que tenía con el ICE, dado que ese último ente no tiene las competencias de ley para hacer tales obras. Sin embargo, ante tal hecho, el ICE pidió que el contrato con el CONAVI, por un monto de ₡2.131 millones, pudiera continuar por medio de una solicitud al Tribunal Contencioso Administrativo para que la petición de la Contraloría fuera objeto de una medida cautelar. Cuando escribo esto (abril del 2016), el tema aún no ha sido resuelto por el Tribunal, pero mi opinión la doy independientemente del resultado del fallo.

Sin embargo, el expuesto no es el único caso en que un ente gubernamental, tal como CONAVI, contrata al ICE para que le haga alguna obra o algún servicio que no forma parte de lo que la ley define como función propia del ICE. Resulta que hay un nuevo caso, según lo informa La Nación del 04 de abril, en su comentario titulado “ICE explora suelos para dar agua a guanacastecos: AyA lo contrató para explorar y habilitar pozos en 13 sitios.” Ante esto, no dudo de la pronta intervención de la Contraloría en defensa de la legalidad del país.

El hecho es que el ICE casi que puede “servir para cualquier cosa”. Por ejemplo, tiene experiencia en la vigilancia de sus instalaciones, por lo cual, según esta nueva visión de las cosas del estado costarricense, el Ministerio de Seguridad podría contratarlo en labores policiales de vigilancia. O, también, dado que el ICE ha construido muchas viviendas para sus trabajadores al realizar proyectos de desarrollo energético, podría el INVU que el ICE desarrollara sus ciudadelas. Y, de paso, dado que el ICE es también famoso por el excelente y sabroso servicio que brinda en los comedores para los trabajadores (y visitantes) a aquellos proyectos, tal vez el Ministerio de Educación podría contratarlo para que asuma los comedores escolares. De la misma manera, podrían sugerirse muchas alternativas laborales para el ICE, pues me imagino que ello se debe a que cada vez tiene menos que hacer en el campo de la telefonía y de la producción de energía y por tanto hay que mantenerlo haciendo algo. Si hay algo que suele ser eterno, que nunca desaparecen ante el cambio, son las instituciones estatales. Hay que mantenerlas haciendo lo que sea; cualquier cosa menos cerrarlas.

Por ello es que la Contraloría y muchos ciudadanos consideramos que el ICE debe dedicarse a hacer lo suyo, lo que le es propio, y no andar buscándole quehaceres en otros órdenes que no lo permite, no lo contiene, la ley que autoriza su operación.

En el caso del acuerdo con el AyA mencionado arriba, éste ya le giró al ICE la suma de ₡330 millones “para la perforación de 13 pozos” en la zona de Guanacaste. “El objetivo es determinar el potencial hídrico y localizar áreas idóneas para la captación de aguas subterráneas en zonas muy afectadas por el fenómeno de El Niño en esa provincia.” Creo que nadie duda de lo deseable que puede ser dicho objetivo, pero lo que uno pone en duda es que el ICE no tiene tales funciones en su estructura legal. Tenía la impresión de que la función de asegurar la provisión de agua en el país era más algo legalmente propio del AyA, que del ICE.

En el comentario periodístico se señala, en palabras del propio ministro de Ambiente y Energía de julio del 2015, que dicho órgano gubernamental ya le había girado al ICE la suma de $452.000 “para estudios preliminares, diseño y ejecución de las obras del embalse” de Piedras ubicado a 5 kilómetros de Bagaces para usar agua proveniente del sistema de riego Arenal-Tempisque y que hoy se desaprovecha.

El ICE haciendo tareas que no forman parte de sus funciones que le definen es cada vez más frecuente y no me extrañaría verlo metido en otras cosas; pero, ¿por qué mejor no se dedica a hacer lo que la ley le permite y exige en los campos de telefonía y de generación de energía? Ahora bien, si es que ya para ambas funciones el ICE no es necesario y que puede haber otros oferentes mejores, más eficientes, más económicos, lo cual haría que desaparezca el ICE como hoy lo conocemos, lo lógico me parece que es dejar que eso suceda, a la vez que se refuerzan otras instituciones para hacer tareas que hoy el estado supuestamente necesita -y que legalmente define para otros entes- como es en estos casos del agua y el de carreteras). El ICE no puede ser un candil de la calle mientras que la oscuridad reina en su casa.

Publicado en Facebook, en mis sitios jorge corrales quesada, Jcorralesq Libertad y en DemocraciaCR.com, el 15 de julio del 2016.

Advertise Here
Advertise Here

RELATED SITES